Presentado por:

Pinehurst y el US Open

[tta_listen_btn]

Será la cuarta vez que los hombres jueguen el US Open en la obra maestra de Donald Ross. En las tres ediciones anteriores ganó un local, un neozelandés y un europeo, ¿será que le tocará a uno de los nuestros esta semana?. Ojalá. Empecemos a hacer un repaso de la historia de Pinehurst y el US Open.

1999: “Deje la cabeza quieta”

Nadie sabía cómo se iban a adaptar los jugadores a un nuevo escenario para el US Open. La cuestión fue que todos quedaron maravillados con la cancha y la definición no pudo ser más apasionante. El final fue uno de los más emotivos de los últimos años y el abrazo del ganador con su mujer quedó sintetizado en una sola frase: “Deje la cabeza quieta”, le dijo Payne Stewart a Tracy haciendo referencia al tip para jugar el green que ella le había dado la noche anterior.

Un cuarteto entre los que se destacaban David Duval y Phil Mickelson tomó la delantera el jueves con tarjetas de 67 golpes, mientras que estos dos jugadores, a los que se sumó Payne Stewart, eran los líderes entrando al fin de semana con 137. El sábado fue el día más difícil con el viento soplando y los greens más secos. Una ronda de 2 sobre par le alcanzó a Stewart para quedar solo al frente con uno de ventaja sobre Mickelson, dos sobre Tiger y Herron, con Duval, Singh y Stricker a 3 del líder. El final prometía ser apasionante y así lo fue.

El domingo amaneció nublado y con una tenue llovizna que dejó la cancha más blanda para alegría de los jugadores. La primera gran novedad se dio en la cancha de práctica cuando Stewart mandó a pedir unas tijeras. Nadie sabía muy bien para que las quería, pero la incógnita quedó develada cuando enfrente a todos procedió a cortar las mangas de su chaqueta de lluvia.

Terminada la ida Stewart se mantenía al frente por un golpe sobre Mickelson, con Singh y Tiger a 3 de la punta. El resto ya había quedado fuera de la lucha por el título. El comienzo de los últimos 9 hoyos no fue bueno para el líder que con dos bogeys (10 y 12) perdió el liderazgo, que rápidamente recuperó con birdie en el 13. Otro bogey de Stewart en el par 3 del 15 volvió a dejar solo al zurdo al tope, pero ahora con solo uno de diferencia sobre Singh y su compañero de juego. Tiger a dos y todos con 3 hoyos por jugar.

El par 4 del 16 fue ese año el hoyo más difícil de la semana y el domingo iba a jugar un papel fundamental en la definición. Tiger anotó un birdie y se metió de lleno en la pelea. El grupo final no alcanzó el green en dos golpes, con Stewart a 8 metros para par y con Mickelson a menos de 3 metros. Todo parecía indicar que la balanza se inclinaba para el lado del zurdo, pero Stewart embocó el putt en bajada y con doble caída para ver como segundos después Mickelson fallaba el suyo. Solo dos hoyos por jugar y el US Open tenía tres líderes.

Jugando delante el grupo final Tiger se fue con bogey en el par 3 del 17, lo que sin dudas fue un alivio para los que miraban desde el tee. Pegó primero Stewart y dejó su pelota a 3 metros del hoyo, mientras que Mickelson la puso entre la pelota de su rival y el hoyo. Otra vez ventaja Mickelson y otra vez fue Stewart el que embocó primero para ponerle toda la presión a su rival que volvió a fallar.

Pegó primero Stewart en el hoyo final y terminó en el rough desde donde no pudo alcanzar el green. Su approach quedó a 5 metros y ahora tenía que embocar para ganar. Dejó la cabeza quieta y la pelota desapareció en el hoyo. Fue su segundo US Open, su tercer major y la revancha de lo que había ocurrido 12 meses antes cuando había dejado escapar el campeonato en el Olympic. Fue la primera gran frustración de Mickelson en un campeonato que lo vio 6 veces segundo y que nunca pudo ganar.

El primer gran abrazo fue con su caddie. Enseguida fue a consolar a su rival que iba a ser padre por primera vez al día siguiente. Las lágrimas del final con su mujer mostraron a un hombre que sentía una gran pasión por este campeonato.

Payne Stewart no pudo defender el título en 2000. Solo 4 meses después de haber ganado en Pinehurst perdió la vida en un accidente aéreo. Su imagen con el brazo derecho extendido quedó inmortalizado en una estatua detrás del green del 18 de Pinehurst. 

Compartir / Enviar:

Esta entrada tiene un comentario

  1. Luis Alvarez

    Excelente historia! Gracias. Me dieron ganas de verlo.

Deja una respuesta

Comentarios:

Mís Favoritos son Akshay Bhatia, Collins Morikawa Scottie, las posibles sorpresas, Tony Finau,Sahith Theegala
Muy buen drive lamentablemente es sigiloso conseguir en argentina y tal ves un poco caro con respecto a otro pais
Muy buenos comentarios, gracias Marco!

La Gestión del Golf en el Siglo XXI

Primer libro sobre Gestión Integral de Golf en el Mundo.

¡Regístrate y accede a todo el contenido del libro!

Acceso a Leaderboards:

Calendario Tours:

¡No hay eventos!
Anterior Siguiente

Newesletter: